Algo de lo que hemos publicado

La vigencia de Nerón

  Para ti, que en tus sentencias olvidaste tu origen.              Para el 14 de febrero de 1955, las familias adineradas de la capital se estaban mudando a la Urbanización Villa Caparra de Guaynabo.  Hasta allí

Ver Más »

Vanidades

 Extrañé ver el retrato de aquel señor de rostro de felicidad eterna que encontré en Barajas, España, un invierno de hace unos años. Me le fui acercando en una fila de pasaportes extranjeros, y cándidamente,

Ver Más »

Acecho

Desde que en este país se nos ocurrió cambiar educación por legislación, arte por deporte, teatro por parque de pelota, plaza por marquesina enrejada, libertad por control de acceso, inteligencia por músculo, políticos por bailarines,

Ver Más »

Pesas y medidas

El Estado no puede pensar que usted es ladrón. La honradez, al igual que la buena fe, se presume. Pero  si el gobierno no educa para la honradez, sentirá la necesidad de alterar la presunción. Eso

Ver Más »

Un hombre sin biografía

¡Lo que son las cosas de la vida! Hace unos meses, con escasa excepción familiar, nadie conocía a José Alfredo Hernández Mayoral. De usted identificarlo, lo único que lo distinguía (si se puede llamar así)

Ver Más »